SERIES    VIAJES    PASEOS    VÍDEOS   BIOGRAFÍA    CONTACTO   PRINTS    

︎  ︎


Nápoles

Viajes

Todavía me retumba en la cabeza el eco de los fuegos artificiales en la madrugada, el rugir de las motos, los bramidos de los napolitanos y el dulce sonido de las voces de las ancianas hablando desde los balcones con el revolotear de la ropa tendida. Siempre que viajo a un lugar, las expectativas están unos puntos —a veces bastantes—, por debajo. Había leído y visto sobre Nápoles, he visitado del orden de seis veces Italia, y tengo que decir que esta ciudad me ha matado, la he encontrado superando con creces mis expectativas. Esta urbe vetusta está llena de bipolaridad y melancolía que, por momentos, estalla en un alarido de furia y campanas de iglesias entre callejones llenos de santuarios.


¿Qué ciudad se permite enterrar a sus muertos entre las esquinas de sus viejos bloques mientras saborea café de verdad, del bueno?
Solera: es perfecto para definir Nápoles, pero con una identidad orgullosa.

He tirado pocas fotos, porque estaba aturdido. Ayer cuando ya nos despedíamos de la ciudad —sólo hemos estado tres días—, tenía un poco de fiebre, se lo dije a Xiomara Wan Den: tengo fiebre porque esta ciudad me ha podido por completo, me ha dado en todo lo que más me duele. Y me gusta.




Mark