SERIES    VIAJES    PASEOS    VÍDEOS   BIOGRAFÍA    CONTACTO   PRINTS    

︎  ︎


Georgia-Abjasia

Viajes

“Quietud, orden y una “felicidad” aparente
en un país anclado en el tiempo.”



A los que nos gusta aventura empujados por la curiosidad no nos vale viajar a Londres, París, Roma o Berlín… pensamos que esos lugares siempre permanecerán ahí o no se moverán nunca. A los viajeros que nos gusta la fotografía –que no turistas: muy importante este apunte—, lo que nos gusta es experimentar y descubrir lugares de los que todavía se ha escrito poco, que son desconocidos, inexplorados, que los cubre un aura de exotismo o, por qué no, una pizca de temor, «Lo que le da valor al viaje es el miedo.» decía Albert Camus (Carnets, 1, 1935-1942)

Después de que la curiosidad me llevará a visitar lugares como Corea del Norte, Palestina, Irán —está última ya no tan desconocida—, el sur del Líbano, Chernobyl, Moldavia y un largo etcétera… me decanté por empezar a conocer los países que no son países, o siendo más concretos y técnicos: todos aquellos estados que no tienen ningún reconocimiento mayoritario dentro de la comunidad internacional como, por ejemplo, Transnistria, o Abjasia.

Si bien es cierto que la idea de explorar el Cáucaso, más concretamente a Georgia, me resultaba una idea un tanto exótica e interesante, mi objetivo era, sobre todo, entrar en Abjasia.

¿Pero dónde está Abjasia?, este curioso “país” está ubicado en la vertiente suroccidental de la cordillera del Cáucaso, al noreste del mar Negro, cuya capital es la ciudad de Sujumi. Es una república independiente de facto desde 1992; 



sin embargo, Georgia y la inmensa mayoría de la comunidad internacional la consideran una república autónoma perteneciente a ese país, mientras que Rusia, Nicaragua, Venezuela, Nauru y Siria la consideran un Estado independiente.

Una de los primeros impactos fue la frontera de Georgia con Abjasia, por ejemplo, esta es más dura que otras de países idénticos en los que he estado. La imagen que muestra es como si volviéramos a los conflictos de Europa del este en los 90: gente muy mayor cargada de bolsas, autobuses destartalados (algunos de ellos todavía con el logo de ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), que llegan y parten en frontera abjasio-georgiana. Otra de las experiencias que me asombró fue el trato fronterizo, a veces vejatorio, que dan por parte de los soldados abjasios a los ciudadanos georgianos que van a entrar a Abjasia.
Una vez dentro de Sujimi, la capital de Abjasia es todo calma. La ciudad está situada en una humilde ribera exótica llena de vegetación, donde rusos con dinero vienen a pasar el verano de una forma diferente. Son educados, amables, y el trato es exquisito.

Es curioso como repúblicas, tanto la de Abjasia como por ejemplo la de Transnistria u otros países que se encuentran en este estado limbiótico, parecen de mentira en la medida en que se percibe una quietud, orden y felicidad que envuelve todos los espacios en una parsimonia total.




Camera: Canon 5D Mark II. Lens: Canon EF Serie L 24-70 mm 1:4 IS USM.
Editing: Adobe After Effects CC 2014 with Warp Stabilizer VFX.Color grading: Magic Bullet Film.
Music: The Original Song of Аслан Тлебзу, song "Si Uarad".



 

Mark